VAMOS A SEGUIR PROHIBIENDO. ELLOS LO QUIEREN.

Cada día me vuelvo mas intransigente. Menos tolerante. Y me cayo menos, a pesar de
que no quiero decir nada de nada. Pero, joder!. . .  como me tiran de la lengua!

Esta va de la noticia que hoy he oído en TV de la “regulación de la edad para
comprar petardos”.
Y no es que me importe un carajo si se puede comprar a los 12 años o los 16 o los
que sean. Nunca me han gustado los petardos ni las tracas. Lo que mas me jode
es que todo lo tenga que tutelar el Estado, mediante sus leyes y sus historias.
“Que no se beba antes de los 18 años –además van a regular también la publicidad del
vino-, que no se venda tabaco a menores de 16 –y ponen los aparatitos en las máquinas
expendedoras- , que no se vendan petardos a los menores de 12 años, “. . . . . .
Pero vamos a ver, ¿es que la educación no sirve de nada? O mejor dicho, ¿es que los
padres no tienen ninguna responsabilidad para con sus hijos? ¿es que todo lo
tiene que hacer el Estado a golpe de prohibiciones? Los responsables de los
menores, ¿es que no son responsables de nada? ¿La educación solo la imparte el
Colegio? ¿El Estado es el responsable de todo lo que ocurre? Será por eso que
se cura en salud, sacando leyes y mas leyes que van coartando las libertades
del pueblo, porque a este le es mas cómodo que la responsabilidad la asuman
otros. Así yo no me tengo que preocupar.
Por eso seguiré viendo a “papas” comprándole petardos peligrosos a sus hijos, a
padres sujetar en brazos a sus pupilos mientras echan unos euros en la máquina
tragaperras, a otros mandando al bar al niño para comprar un paquete de tabaco
y a los de mas allá poniéndose un poquito piripi (o borrachos como cerdos) compartiendo mesa con los infantes.
Pero todo esto – y mucho mas- que lo solucione el Estado, el Colegio o quien diablos
quiera, porque yo estoy “apagado o fuera de cobertura”. Joer! Como si no
tuviera otra cosa que hacer . . .