LA FIESTA DE JUBILACIÓN DE CARMEN CARPINTERO -La Villa de Don Fadrique (To)

Han sido unos días inolvidables, rodeados de amigos y conocidos. Aunque pido perdón reiteradamente, porque no he podido recordar a tantos y tantos que nos abrazaron, lo que me provoca cierta desazón. Pero son muchos años distanciados… Cerca de 50 años.

Fuimos invitados a la fiesta de jubilación de Carmen. Celebración que ella no esperaba por lo que, tanto para invitados como agasajada, fue muy emocionante. Y la velada especialmente entrañable.

Mª Ángeles y yo volvimos a casa marcados profundamente por la acogida, la fiesta, el número tan grande de amigos que nos juntamos, el muy agradable ambiente, el ágape elaborado por la sociedad gastronómica “La Coña”, la música a cargo del maestro Agustín (maestro no sólo como pedagogo sino como práctico en la materia) y los “camareros”.

De mis sentimientos personales no me voy a extender, puesto que además de llevarlos dentro, necesitaría llenar varias hojas. Pero entre todo si que quisiera destacar nuestra admiración ante dos cosas que paso a comentar.

La primera de ellas es la que se refiere a los camareros de barra (entrecomillado más arriba a propósito) puesto que eran unos maravillosos niños cuyas edades oscilaban entre los 13 y los 3 años. Sus atenciones con todo aquel que se acercara a solicitar un servicio superaban con creces a muchísimos profesionales con experiencia y doy fe porque hemos visitado muchos restaurantes, cafeterías, bares, tascas y variados garitos. La barra, como un jaspe, no se veía un vaso vacío sobre ella, los combinados nos los dosificábamos al gusto nosotros y ellos te servían el refresco. A última hora, alguno se tenía que balancear sobre el arcón, con medio cuerpo dentro y medio fuera para alcanzar los refrescos del fondo. Un auténtico encanto. Aguantaron el tirón algo más de 6 horas. Nuestro reconocimiento más sincero a Amador, Verónica, Clara, Mario, Paula, Elena y el alevín Mateo que con 3 meses de edad tenía otras ocupaciones.

Y por último, La Gastronómica La Coña, que no porque el que suscribe la reseñe al final de este texto, no merezca estar más arriba, ¿qué digo?, debería estar en los altares de la cocina de diseño; sobre todo, porque ninguno de sus componentes son profesionales de los fogones. La tapa exquisita y su presentación impecable. Me refieren ellos que su forma de trabajar es muy simple, ya que se juntan todos y eligen un producto base al que irán añadiendo complementos, salsas, tipo de elaboración y presentación. Una vez confeccionadas diferentes variantes, por votación se elegirá la tapa que pasará a formar parte de la carta de La Coña.
Ellos son: Ángel, Eva, Jorge, Virginia, Alberto, Ana, Manolo, Mª José, Basilio, Consuelo, Miguel Ángel y Mª Ángeles.
Y sus variadas profesiones: Electricista, Estanquero, Técnico Edición Digital Fotografía Aérea, Administrativo, Ama de Casa, Director de Banco, Técnico Informático y Orientadora Laboral.
Queda claro que cocinero no hay ninguno.
Os damos las gracias y la enhorabuena porque con vuestro trabajo nos habéis hecho disfrutar con los cinco sentidos.

Solo añadiré que nos hemos traído una maleta llena de amigos, sensaciones, emociones y recuerdos que quedan grabados en nuestra memoria por siempre jamás.

GASTRONÓMICA LA COÑA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s