1492-ATENTADO CONTRA FERNANDO II DE ARAGÓN

Conocemos bastante de los Reyes Católicos, pero es posible que la gran mayoría nunca haya oído esta historia.

A punto de terminarse el glorioso año de 1492, que tantos honores les trajo a Fernando e Isabel, con la conquista de Granada y el descubrimiento de América, decidieron pasar unos días en Barcelona con sus hijos.

El Rey Fernando, terminadas unas audiencias en el Palacio Real, tal día como hoy 7 de diciembre, se dirigía a coger su montura al pie de las escalinatas cuando un ‘pagès’ –campesino catalán- acercándose por su real espalda con un sable, le asestó un golpe vertical en la clavícula, junto al cuello que le produjo una grave herida de cuatro dedos de profundidad además de la rotura de dicho hueso. El autor, llamado Joan de Canyamars, fue apuñalado por los acompañantes de su majestad, solicitando D. Fernando que no acabaran con su vida para averiguar la razón del atentado.

De manera que el agresor fue curado de sus heridas e interrogado –dice la historia que “bajo tortura”- y parece ser que se trataba de un perturbado al que el Rey luego perdonó –no olvidemos que era Fernando el “Católico”- aunque el Consejo Real lo condeno a muerte por descuartizamiento, sentencia que se llevó a cabo el día 12 de diciembre por las calles de Barcelona.

Y cuentan que el malogrado cuerpo de Joan Canyamars fue entregado al populacho que lo apedreó y quemó y que la Reina Isabel la Católica, en su magnificencia y misericordia solicitó que fuera ahogado primero.

Como vemos y resumiendo tipo telegrama:

7 de diciembre de 1492.-El Rey Fernando el Católico recibe un golpe mortal –que no lo mató- de manos de Joan Canyamars.

7 de diciembre de 1492.- Joan Canyamars es apuñalado por los dos acompañantes de su majestad que no permite que lo maten por saber de donde vienen los tiros.

Entre el 7 y el 12 de diciembre de 1492.- Curan a Canyamars para interrogarlo. Lo torturan y canta la Traviata y más. El reo es considerado un perturbado (dudas hay muchas de que lo fuera) por lo que el bueno del Rey Católico le perdona la vida. El Consejo Real –que no es tan bueno- lo condena a morir descuartizado, ajusticiamiento que se lleva a cabo el día 12, entregando los verdugos el cuerpo –o lo que queda- a la plebe que lo apedrea y quema. La Reina Isabel – de sobrenombre ‘La Católica’ como su marido- pide que el convicto sea “ahogado por clemencia y misericordia”.

Lo que ya no sabemos es el orden que ocupaba la misericordia de la Reina en el suceder de los hechos. Si fue el último lugar, sería una putada (santa putada, eso si).

Para leer más, en mcnbiografias.com

reyes-católicos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s