BIBLIOTECA DE INTERCAMBIO DE LIBROS

Perderse por los caminos de España generalmente da mucho juego. Y sorprenden los parajes, paisajes y vericuetos.

En este último viaje que hemos realizado, nos encontramos –mejor dicho, buscamos- una localidad de tan solo 34 habitantes con un atractivo –para algunos- muy especial. Se trata de Quintanalara, una aldea que cuenta con una biblioteca de más de 16.000 volúmenes. No, no me he pasado en ‘ceros’.

Quintanalara se encuentra a trasmano de casi todos los sitios. Si no buscas en Google la ubicación, te trazas la ruta en el navegador – si cuentas con ello- y además vas preguntando a algún paisano, posiblemente no la encuentres. Por cierto, los últimos kilómetros tienes que hacerlos por pista forestal de tierra, aunque eso si, bien conservada para turismos.

Quizás porque nosotros llegamos a horas de siesta (¡vaya novedad!), la primera impresión que se recibe es de que aquello está desierto. Pero no es así. Tras un visillo se observa una vecina que indaga sobre los forasteros, circunstancia que aprovechamos para solicitar información. Preguntada por la Biblioteca, la señora muy amablemente nos orienta:
-Giren ustedes la esquina y verán un cartel que les encamina.
Efectivamente encontramos un cartón sujeto con cuerdas a la reja de una puerta y que reza: BIBLIOTECA y una flecha, escrito con rotulador permanente. Descendemos la cuesta, como 20 metros y se acaba el pueblo. A partir de aquí es campo y más allá –quizá 60 metros- hay un edificio de piedra de medianas dimensiones. Podría ser la Biblioteca.

Llegados a la puerta y con las reservas necesarias por la hora de la tarde, tocamos suavemente. No recibimos respuesta. Insistimos. Tampoco hay respuesta. Y al agarrar el pomo de la puerta, ésta se abre suavemente y ¡oh sorpresa!… ¡es la Biblioteca! Pero no hay nadie.

Decidimos entrar como furtivos y echar un vistazo. Hay una mesa con libros sobre ella, y un documento dividido en dos columnas encabezadas con estos textos: “Libros que deja” y en la otra columna, “Libros que se lleva”. Por lo que el mecanismo está claro. La única condición es que el libro que dejes sea de las mismas características que el que te llevas, tanto en su estado de uso, como en la categoría del volumen. Es decir, que no cambies una novela de Marcial Lafuente Estefania por un Quijote.

De manera que siguiendo escrupulosamente estas indicaciones procedemos a cambiar nuestros cinco libros nuevos por otros que no hayamos leído. Hacemos las oportunas anotaciones y tan contentos como unas pascuas.

Estando ocupados en la elección de los títulos, aparecen unas señoras que, bien porque querían saber que hacían aquí esta pareja –nosotros- o para ver la biblioteca, que según manifestaron, a pesar de ser de la aldea, no conocían. ¡Vaya usted a saber! Pero no se recrean en los libros. Sólo en nosotros. Y se van por donde han venido.

Y como el bar de la ‘peña’ –no sabemos de qué peña- no abre hasta las 8 de la tarde y  necesitados de remojar el gaznate, tomamos las de Villadiego. No, mejor dicho, desandamos lo andado para buscar la general a Burgos. Ya pararemos en algún lugar.

quintanalara-720x540

Biblioteca de intercambio de Quintanalara

 

Anuncios

ARTLANZA o La escultura más Grande del Mundo

 

Desde Madrid por la A-1 (la E5 en verde) y pasado Lerma, se cruza el río Arlanza y nos desviamos a la derecha buscando la carretera BU-904 que nos lleva hacia el Este pasando por las pequeñas poblaciones de Santillán del Agua, Santa Inés (que dejamos a la izquierda), Báscones del Agua (éste a la derecha) y enseguida nos encontramos con Quintanilla del Agua. Y no hay que buscar nada porque ya está indicado como llegar a ArtLanza (en Google Maps lo encontraremos señalado como Taller Artesano Yáñez).

Nuestras referencias a este lugar vienen a través de TVE en la que pudimos ver un reportaje hace ya algunos meses. A mi me gustó mucho y desde entonces tuve el propósito de visitar algún día esta obra. Y lo he podido conseguir hace unos 10 días, acompañado de mi esposa.

Llegamos a una hora poco convencional. Estábamos solos porque era la hora de la comida. Aún así nos dejó entrar muy amablemente el hijo de Félix Yáñez, colaborador de su padre en los veranos puesto que estudia en Burgos.

Nuestra visita fue muy relajada y cargada de imágenes y sensaciones. De admiración de la obra de un hombre solo. Grande la obra y grande el hombre. De poder perdernos por los laberintos del tiempo y del espacio. Admirando el trabajo y la imaginación.

Al final de nuestra visita tuvimos la oportunidad de conocer al hombre, al maestro que hizo realidad un sueño difícil pero en el que él creía y en el que puso su corazón. Y nos lo mostró para nuestra admiración y agradecimiento.

Félix Yañez –cuyo nombre ya he citado más arriba- es el maestro. Y aparte de la gran obra de construcción efectuada, de la que nos comenta que está compuesta por materiales de derribo y desecho, árboles viejos, adobes secados al sol y mucha imaginación, nos enseña la exposición de esculturas y objetos representativos de la zona. Sus agricultores están trabajados con tanto cariño, que sus caras y sus gestos parecen que nos quieren decir algo. Félix nos comenta que es el gesto el que le lleva todo el tiempo. El resto es coser y cantar, nos dice.

Nos comenta que su inspiración le viene después de media noche. Así que se ve obligado a dormir hasta bien avanzada la mañana.

Ahora ya no está tan solo. Su suegro, hombre discreto, ayuda en lo que puede. Y Félix nos habla con orgullo de cómo el abuelo pinta con pigmentos naturales, las figuras que él crea . De los colores de la tierra.

Y su hijo, que imaginamos que será el encargado del marketing, al lado de su padre, apoyando la obra.

Naturalmente ni que decir tiene, recomendamos especialmente vivir esta experiencia, visitar esta magnífica escultura, conocer a su autor y pensar que estamos siendo transportados al pasado y que esto es lo que había. Sin más.

Mirad estos enlaces:

ArtLanza

Taller Artesano Yañez

Desde Madrid

Los teléfonos: 947 17 45 71   y  649 12 98 77

El correo electrónico: felixyo@terra.com

 

WP_20160704_005