LA XII EDICION

Ya lo tenemos encima. el próximo dia 30 es el día clave.
Este año nos hemos preparado bien. Los trabajos de recaudación a colaboradores lo hemos efectuado durante las Fiestas, con lo cual no nos ha sido dificil sacarles “el euro”, puesto que lo tocaban diariamente y muy bien. La mayoria son Bares y Restaurantes y clientela en fiestas no les ha faltado.
Componer el cartel anunciador y llevarlo a imprenta, ha sido rápido. Y la imprenta, mas aún, porque ha tardado un día en confeccionarlo.
Los escritos al M.I. Ayuntamieno -de los que se ha ocupado Rochet- solicitando el recinto para la Concentración, así como la mesa de sonido, vallas perimetrales, tomas de luz, etc, tambien estan entregados. Así que a esperar el dia “D”.
Y este año, desgraciadamente, hemos recibido una noticia que nos ha caido como un bombazo: En el zorro de Elda del día 10 de este mes, un compañero de Onteniente que todos los años viene a nuestro Zorro, tuvo un lamentable accidente en una pista cuando se retiraba de la competición, con tan mala fortuna que su esposa y esmitera falleció. Mi mas sentido pésame, Pive.

LA REBELIÓN DE LAS MÁQUINAS

Hemos perdido la memoria. No nos acordamos de cuando ibamos a “pelo”.
De manera que cuando la tecnología se niega a servirnos, nos encontramos totalmente perdidos.
Hoy ha sido un día de gloria, desde el momento de poner el motor en marcha. La consecución de circunstancias ha sido así:
1º-Encendido de emisora: Se dispara el digital a +200. Imposible que tenga tanta señal! Ni siquiera con modulación próxima ha llegado nunca a +160. Algo pasa. Se comprueban los equipos y todo esta perfecto. Simplemente falla el digital.
2º-El PC no se inicia: Esto es un problema de la alimentación que solventamos mas o menos rápido.
3º-El GPS no comunica con el PC: Configuración. Solucionado.
4º-Direccionales: Dado que el digital está por encima de +200, cuando comienza la baliza, San Remo nos tiene que pasar los grados de la primera direccional.
Y con todos estos antecedentes, ahora hay que buscar a Frontera. Y nos ponemos a ello Beethoven y yo.
Triangulando fuimos entrando en zona, pero a una distancia aproximada de 1 km. el digital ya lo teniamos pasado (+200) y a partir de aqui, imposible hacer mas direccionales.
Pero…Beethoven, -con la habilidad que le caracteriza- a base de pulso y buen hacer, afinando el squell, hace que nos aproximemos hasta 100 mts, momento en el que ya “salta” y recibimos baliza.
Y ahora … solo falta el milagro. ¿En qué dirección está? ¿Hacia dónde nos dirigimos?
Haciendo un par de giros con el coche, de pronto … vemos reflectar la matrícula de un coche. Localizados!!
Objetivo conseguido.
Somos los últimos, pero ha sido emocionante. Estamos satisfechos. Enhorabuena compañero!